Casa Toni y Esther

Para esta casa introduzco una nueva manera de construir más similar al modelo español, pero sin perder sostenibilidad.
El planteamiento ecológico influye directamente en la distribución del proyecto. Conociendo la latitud podemos saber los ángulos de inclinación solar a lo largo del año. A la hora de ubicar huecos hay que tener en cuenta esta información, por ejemplo, coloco un porche junto al salón de tal manera cuando empiece el equinocio de otoño entre el sol todo el día. Y seguirá entrando hasta el equinocio de primavera donde la inclinación solar es tal que produzca sombra dentro de la vivienda. No volverá a entrar directamente la luz solar hasta el próximo otoño (cuando haga falta).

Ademas se construye con muros de termoarcilla (con mucha capacidad de aislamiento térmico) y forjados de madera. Optar por la termoarcilla supone una gran ventaja económico, además de tener un acabado más macizo. Todo estará revestido con piedra natural de la zona.
La instalación de agua caliente sanitaria y la calefacción se apoyan con unos paneles solares. En el salón se proyecta igualmente una chimenea que ayuda a calefactar el salón de una manera natural.
La instalación de saneamiento es separativa, lo cual quiere decir que tiene unas bajantes propias para las aguas negras y otras para las aguas pluviales. La casa tiene un depósito de agua enterrado donde van a parar las aguas pluviales para un posterior uso en la parcela. Además tiene otro depósito para aprovechar las aguas grises (de la ducha y lavabos) y reutilizarla para rellenar las cisternas.
Español